"Incertidumbre y falta de empatía son el espíritu de la corrupción" David Schmidtz en México

David Schmidtz de la Universidad de Arizona visitó México para dar una conferencia sobre corrupción, justicia y poder.

Carlos Rodríguez | Marzo 2017

Este 22 de Marzo tuvo lugar la presentación del profesor David Schmidtz en la Colonia Roma Norte de la ciudad de México. Schmidtz es considerado uno de los fiósofos más importantes en la modernidad occidental y es conocido por abordar temas referentes a ética, moral y prácticas políticas, actualmente es profesor de filosofía en la Universidad de Arizona.

En esta ocasión Schmidtz abordó el problema mundial de la corrupción acompañado de su contraparte mexicana Claudio López-Guerra:

"El primer símbolo de la corrupción es la aparición de pequeñas tiranías llamadas burócracias, y mientras más dividido sea el sistema brocrático de un país, más oportunidad tiene de aparecer este tipo de tiranías, ya sea a nivel vertical u horizontal. El problema de las pequeñas tiranías es que aparecen como cuágulo en las venas de las organizaciones y los países, son el óxido en los engranes de su función.

Por ejemplo, en EUA estos burócratas son los encargados de hacer difícil el trámite de credenciales de elector para minorías, controlando el proceso electoral y sus consecuencias, la corrupción existe desde los peces gordos hasta los pequeños puestos con poder sobre los ciudadanos u otras partes de las organizaciones.

La base de esta corrupción burocrática nace de una falta de empatía muy común, una falta de confianza que es contagiosa y que a largo plazo llega a corroer el mismo sistema que lo integra, más allá de la avaricia está la incertidumbre el verdadero espíritu de la corrupción."

 

La postura de Schmidtz muestra que la corrupción no es una forma de cultura o una "crisis mental" como dice nuestro presidente, la causa de la corrupción existe en la forma de percibirnos a nosotros mismos, esta corrupción requiere que la persona abandone su propia conciencia, que sea capaz de aprovecharse de alguien más, de aquí viene el famoso argumento "Es México, así funciona..". El hecho de que no podamos mostrar un argumento conciso que explique la corrupción evidencía que no queremos y no nos conocemos a nosotros mismos, nos es más fácil apuntar un dedo y decir, "fue alguien más".