COREA DEL SUR: Corrupción y tráfico de influencias en Samsung

La fiscalía de Corea del Sur pidió la declaración de Jay Y. Lee, heredero y vicepresidente de la compañía Samsung Group, gracias a una grave sospecha de corrupción que involucra tanto a la productora de electrónicos como a la presidencia del país.

Carlos Rodríguez | Enero 2017

La fiscalía de Corea del Sur pidió la declaración de Jay Y. Lee, heredero y vicepresidente de la compañía Samsung Group, gracias a una grave sospecha de corrupción que involucra tanto a la productora de electrónicos como a la presidencia del país. 

El clima político de Corea del Sur se ve altamente relacionado con corrupción en su gobierno desde hace varios meses. Varias de las empresas más representativas del país se han visto ligadas a tráfico de influencias y favores políticos (con supuestos sobornos de más de 25 millones de dólares) que apuntan y culpan a su vez a la presidencia surcoreana. 

Tristemente, las caras de la presidenta Park y de Lee, se están convirtiendo en un símbolo nacional de corrupción, las calles se llenan de protestas pidiendo la detención de ambos. Por el lado de la presidenta, ya le fueron retirados sus poderes políticos y se busca que sea destituida completamente del cargo próximamente. 

Hasta este momento las acciones de la empresa se mantienen solidas, pero el destino de su vicepresidente determinará el mismo futuro de la compañía y tal vez genere un giro drástico para la política de Corea del Sur.