Opinión: ¡Hay que combatir toda corrupción YA!

Mario Benjamín Valadez Meraz | Diciembre 2016

Por: Mario Benjamín Valadez Meraz
Fuente: Diario de Yucatán

Han transcurrido cuatro años del gobierno de Enrique Peña Nieto y la corrupción no sólo no ha sido combatida, sino que su avance en el país es tan impresionante, que ya alcanzó límites alarmantes.

Los mexicanos no queremos Mesías que con parábolas nos externen: “En corrupción nadie puede lanzar la primera piedra”. ¡No, señor!

Estamos hasta la m… de todos los políticos corruptos que manipulan el servicio público sólo para enriquecerse. Estamos hasta la m… de que sus enriquecimientos siempre queden impunes y sea el propio sistema político el que los proteja.

Estamos hasta la m… de que nuestra justicia no mida los robos con la misma regla: Cárcel para quienes roban porque no tienen ni para comer y libertad para todos los saqueadores de México.

Estamos hasta la m… de políticos como la legisladora federal por Yucatán (exgobernadora) Ivonne Ortega Pacheco, quien al parecer ya no sabe qué hacer para resarcir su imagen. Ahora nos sale con que rechazó el bono secreto de $150,000 supuestamente por solidaridad. Que otros se la compren, porque olvida que los yucatecos la recordamos por los excesos de poder, los actos de corrupción y los endeudamientos innecesarios.

Estamos hasta la m… de corruptos como Javier Duarte de Ochoa, ex gobernador de Veracruz, quien al solicitar licencia para separarse del cargo y “limpiar su nombre” no sólo se burló de sus conterráneos, sino que huyó como lo que es, un delincuente.

Estamos hasta la m… de vividores como Roberto Borge Angulo, exgobernador de Quintana Roo, quien sin el menor respeto y violando las leyes remató terrenos de Cozumel beneficiando a su madre, Yolanda Angulo Castillo.

¡Ya basta de que gobierno y partidos sigan solapando la falta de probidad de los servidores públicos! Suficiente daño ya le causaron a México exgobernadores de los Estados de Coahuila, Veracruz, Tamaulipas, Sonora, Aguascalientes, Chihuahua, Nuevo León, Quintana Roo, Puebla, Zacatecas, Tabasco y Yucatán.

No obstante que se enriquecieron a costa de la pobreza de sus conciudadanos, muchos endeudaron sus entidades con cifras impagables de miles de millones de pesos. Infinidad de comentarios han sido difundidos sobre los vergonzosos “Moches”. Pero ¿por qué se sorprenden si es una práctica que todos los políticos monopolizan cuando asumen el poder? Así como he criticado el desempeño de los políticos, ahora me parece insólito que los empresarios agrupados a la Coparmex se manifestaran el pasado 16 de junio (en el Ángel de la Independencia) contra los corruptos. Pero ¿olvidaron que muchos se prestan a esa ilegal práctica?

Se ha comentado mucho sobre la Ley anticorrupción, en particular la “3de3”, pero siendo realistas eso y la carabina de Ambrosio son lo mismo… no sirven absolutamente para nada, porque si la corrupción existe en el sector público su principal modus operandi está en las licitaciones públicas y las empresas fantasmas constituidas al vapor.

Para evitar la corrupción en el gobierno se deben implementar candados: negar el registro a empresas cuya antigüedad sea menor a seis años. Tener el aval de certificación de las cámaras empresariales. Incluir en la lectura de sobres a un representante del sector empresarial y a un notario público para que den fe de la legalidad del proceso.

No está de más afirmar que con esas adecuaciones se corta de tajo el favorecimiento a empresas familiares y de amigos instituidas por nuevos gobernantes.— Mérida, Yucatán.